Skip to content

A ligação transatlântica secreta da OTAN/NATO: armas nucleares na Europa

08/12/2009

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

“Veinte años después de la caída del Muro de Berlín, pilotos holandeses, belgas, italianos y alemanes siguen listos para participar en la guerra nuclear.”

“Fuerzas nucleares basadas en Europa y comprometidas con la OTAN proveen un vínculo político y militar esencial entre los miembros europeos y norteamericanos de la Alianza. La Alianza mantendrá por ello fuerzas nucleares adecuadas en Europa.”

“Aunque técnicamente son de propiedad de EE.UU., las bombas nucleares almacenadas en las bases de la OTAN están destinadas a ser lanzadas por aviones del país anfitrión.”

“El Departamento de Defensa, en coordinación con el Departamento de Estado, debería involucrar a sus contrapartes apropiadas entre los aliados de la OTAN en la reevaluación y confirmación del papel de las armas nucleares en la estrategia y política de la Alianza para el futuro.”

¿Es Italia capaz de lanzar un ataque termonuclear? ¿Podrían belgas y holandeses lanzar bombas de hidrógeno sobre objetivos enemigos?… No es posible que la fuerza aérea alemana esté entrenando para lanzar bombas 13 veces más poderosas que la que destruyó Hiroshima, ¿O tal vez sí? Lo anterior proviene del párrafo de apertura de un artículo en la edición en línea del 2 de diciembre de Time magazine online, titulado “Qué hacer respecto a las bombas nucleares secretas de Europa.”

En respuesta a las preguntas retóricas planteadas adopta el tono enormemente serio que corresponde al tema al declarar: “Es el secreto sucio de Europa que la lista de países con capacidad nuclear va más allá de los que –Gran Bretaña y Francia– han construido sus propias armas. Bombas nucleares se almacenan en bases de la fuerza aérea en Italia, Bélgica, Alemania y Holanda –y aviones de cada uno de esos países son capaces de lanzarlas.”

El autor del artículo, Eben Harrell, quien escribió un trabajo igualmente revelador para el mismo medio noticioso en junio de 2008, cita a la Federación de Científicos Estadounidenses que afirma que se estima que hay 200 bombas termonucleares de gravedad B61 estadounidenses estacionadas en los cuatro Estados miembro de la OTAN mencionados. Una quinta nación de la OTAN que alberga ojivas, Turquía, no se menciona en el artículo.

En la noticia previa de Time aludida anteriormente, el autor Harrell escribió que “EE.UU. mantiene unas 350 bombas termonucleares en seis países de la OTAN.” [1] Hay tres variaciones de la B61, “hasta 10 [ó 13] veces más poderosas que la bomba de Hiroshima [2] – B61-3s, B61-4s y B61-10s – estacionadas en ocho bases en Estados de la Alianza.

El autor recordó a los lectores de la revista que “bajo un acuerdo de la OTAN hecho durante la Guerra Fría, las bombas, que son técnicamente de propiedad de EE.UU., pueden transferirse al control de la fuerza aérea de la nación anfitriona en tiempos de conflicto. Veinte años después de la caída del Muro de Berlín, los pilotos holandeses, belgas, italianos y alemanes siguen listos para participar en una guerra nuclear.” [3] La B61 es la principal arma de hidrógeno del Pentágono, una “bomba de peso ligero [que puede ser lanzada por… aviones de la Fuerza Aérea, de la Armada y de la OTAN a altitudes muy elevadas y a velocidades sobre Mach 2.”

También, “se puede lanzar a altas velocidades desde altitudes de sólo 15 metros. Hasta 22 tipos diferentes de avión pueden transportar externa o internamente la B61. Esta arma se puede lanzar en caída libre o retardada por paracaídas; se puede detonar por explosión en el aire o en tierra.” [4] Los aviones capaces de transportar y utilizar la bomba incluyen los aviones stealth de nueva generación como el bombardero B-1 y el F-35 Lightning II (Joint Strike Fighter multirol), capaz de penetrar defensas aéreas y de lanzar cargas convencionales y nucleares. El programa Prompt Global Strike del Pentágono que “podría incluir nuevas generaciones de aviones y armamentos cinco veces más rápidos que cualquier cosa en el actual arsenal estadounidense,” incluidos el “misil crucero hipersónico X-51, diseñado para llegar a Mach 5 –aproximadamente 1.600 metros por segundo.” [5]

También se podría configurar para uso en Europa, ya que EE.UU. posee misiles crucero con ojivas nucleares para despliegue en aviones y barcos. Pero los aviones de guerra destinados a transportar armas nucleares estadounidenses en Europa son los de sus aliados de la OTAN, incluidos Tornados alemanes, variantes de los cuales se utilizaron en la guerra aérea de la OTAN en 1999 contra Yugoslavia, y que actualmente están desplegados en Afganistán.

Se supone que hay 130 ojivas nucleares de EE.UU. en Ramstein y 20 en la base aérea Buechel en Alemania y 20 en la Base Aérea Kleine Brogel en Bélgica. Además, hay informes sobre docenas más en Italia (en Aviano y Ghedi), e incluso más, el mayor contingente de armas nucleares estadounidenses fuera del propio EE.UU., en Turquía en la base aérea Incirlik. [6] Las ojivas no sólo están estacionadas en naciones de la OTAN sino que lo hacen explícitamente como parte de una política de sesenta años de la Alianza, en realidad una piedra angular importante de la OTAN.

Un artículo de esta serie escrito antes de la cumbre del sesenta aniversario del bloque en Francia y Alemania en abril pasado, “NATO’s Sixty Year Legacy: Threat Of Nuclear War In Europe [7], examinó el inextricable vínculo entre la fundación de la OTAN en 1949 y el despliegue de armas nucleares y sistemas de lanzamiento de EE.UU. en Europa.

Uno de los propósitos principales de la fundación de la Alianza fue exactamente que permitiera la colocación y uso de armas nucleares estadounidenses en el continente. Siete meses después de la creación del bloque, la Doctrina de Defensa de la OTAN de noviembre de 1949 especificó que se asegurara “la capacidad de realizar bombardeos estratégicos incluido el rápido transporte de la bomba atómica. Es primordialmente una responsabilidad de EE.UU. con la ayuda en la medida de lo posible de otras naciones.” [8]

El actual Manual de la OTAN contiene una sección titulada Fuerzas Nucleares de la OTAN en el Nuevo Entorno de Seguridad que contiene el pasaje siguiente: “Durante la Guerra Fría, las fuerzas nucleares de la OTAN tuvieron un papel central en la estrategia de reacción flexible de la Alianza… Las fuerzas nucleares estaban integradas en el conjunto de la estructura de la fuerza de la OTAN, y la Alianza mantenía una variedad de planes, incluidos objetivos que se podía realizar a corto plazo. Este papel demandaba altos niveles de preparación y posturas de alerta de rápida reacción para partes importantes de las fuerzas nucleares de la OTAN.” [9]

En ningún momento el despliegue y el pretendido uso de armas nucleares de EE.UU. formaron parte de una estrategia de disuasión nuclear. La antigua Unión Soviética era mostrada como si tuviera una superioridad en armas convencionales en Europa y la doctrina de EE.UU. y de la OTAN preveía el primer uso de bombas nucleares.

Éstas estaban basadas en varios Estados de la OTAN en el continente como parte de lo que se llamó un arreglo de “repartición nuclear” o de “repartición de la carga nuclear”: Aunque las bombas almacenadas en Europa eran estadounidenses y estaban bajo el control del Pentágono, los planes de guerra preveían que se cargasen en bombarderos de otras naciones de la OTAN para su uso contra la Unión Soviética y sus aliados (no-nucleares) europeos orientales.

La propia URSS, a propósito, no ensayó con éxito su primera bomba atómica hasta cuatro meses después de la formación de la OTAN. Con la disolución del Pacto de Varsovia, formado seis años después de la OTAN y como reacción a la inclusión de la República Federal de Alemania en el bloque (y el envío por EE.UU. de armas nucleares a esa nación), y de la propia Unión Soviética en 1991, el Pentágono retiró la mayor parte de las 7.000 ojivas que tuvo en Europa, pero sigue manteniendo cientos de bombas nucleares tácticas. En la cumbre del cincuenta aniversario de la OTAN en 1999 en Washington, D.C., mientras el bloque realizaba su primera guerra, la campaña de bombardeo de 78 días contra Yugoslavia, y se expandía para incorporar a tres antiguos miembros del Pacto de Varsovia (la República Checa, Hungría y Polonia), también aprobó su nuevo y todavía operativo Concepto Estratégico que declara en parte: “La suprema garantía de la seguridad de los Aliados es suministrada por las fuerzas nucleares estratégicas de la Alianza, particularmente las de EE.UU.; las fuerzas nucleares independientes del Reino Unido y Francia, que tienen un papel disuasivo propio, contribuyen a la disuasión general y a la seguridad de los Aliados.

“Una postura nuclear verosímil de la Alianza y la demostración de solidaridad de la Alianza… siguen requiriendo la amplia participación de Aliados Europeos involucrados en la planificación de la defensa colectiva en roles nucleares, en la instalación en tiempos de paz de fuerzas nucleares en su territorio y en acuerdos de comando, control y consulta. Las fuerzas nucleares basadas en Europa y comprometidas con la OTAN suministran un vínculo político y militar esencial entre los miembros europeos y norteamericanos de la Alianza. Por ello la Alianza mantendrá fuerzas nucleares adecuadas en Europa.” [10]

El informe de Time de 2008 dice que la política actual es: “Un acuerdo de ‘repartición de cargas’ que ha sido parte del centro de la política militar de la OTAN desde su inicio. “Aunque técnicamente son de propiedad de EE.UU., las bombas nucleares almacenadas en bases de la OTAN están destinadas a ser lanzadas por aviones del país anfitrión. [11] También se refirió a la Air Force Blue Ribbon Review of Nuclear Weapons Policies and Procedures publicada en febrero de 2008 que “recomendó que los recursos nucleares estadounidenses en Europa se consoliden, lo que los analistas interpretan como una recomendación de que se desplacen las bombas a bases de la OTAN bajo ‘alas estadounidenses’ queriendo decir bases de EE.UU. en Europa.” [12]

Ambos artículos en Time de Eben Harrell, el del año pasado y el de este mes, subrayan que la colocación de ojivas nucleares en el territorio de naciones no nucleares –y Bélgica, Alemania, Italia, Holanda y Turquía son naciones no nucleares– constituye una crasa violación del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), cuyos primeros dos Artículos declaran, respectivamente: Cada uno de los Estados de armas nucleares Parte del Tratado, asume no transferir a ningún país las armas nucleares u otros instrumentos explosivos o controlar tales armas o explosivos directa o indirectamente; y no ayudar de ninguna manera, animar o inducir a ningún Estado no nuclear a fabricar o adquirir armas nucleares u otros instrumentos explosivos o controlar sobre tales armas o instrumentos explosivos. Cada Estado carente de arma nuclear, Parte del Tratado, asume no recibir la transferencia por ningún transferidor de las armas nucleares u otros instrumentos explosivos o controlar sobre tales armas o explosivos directa o indirectamente; no manufacturar o adquirir armas nucleares u otros instrumentos nucleares; y no buscar o recibir ninguna asistencia en la fabricación de las armas nucleares u otros instrumentos nucleares explosivos. [13]

Luego, el artículo de Time del 2 de diciembre, señala que la presencia continua de ojivas nucleares de EE.UU. en Europa es “más que un anacronismo o una rareza histórica. Éstas [las armas] constituyen una violación del espíritu del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP)…” “Porque ‘la repartición de la carga nuclear,’ como se llama la dispersión de B61 en Europa, se estableció antes de que el TNP entrara en vigor, es técnicamente legal. Pero como firmantes del TNP, los cuatro países y EE.UU. se han comprometido a ‘no recibir la transferencia… de armas nucleares o controlar sobre tales armas directa, o indirectamente.’ Eso, por cierto, es precisamente lo que representa el antiguo arreglo de la OTAN.” [14]

El autor también mencionó el informe de la Fuerza de Tareas del Secretario de Defensa sobre Administración de Armas Nucleares, presidida por el ex secretario de defensa de EE.UU. James Schlesinger, Fase I [15] que se publicó en septiembre y la Fase II [16] en diciembre de 2008. La segunda parte del informe contiene una sección llamada: Disuasión: el caso especial de la OTAN, que declara: “La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) representa un caso especial de disuasión, tanto por la historia como por la presencia de armas nucleares… La presencia de armas nucleares de EE.UU. sigue siendo un pilar de la unidad de la OTAN. El despliegue de armas nucleares en Europa no es un tema de Servicio o de comando combatiente regional – es un tema de la Alianza.

Mientras los miembros de la OTAN se basen en armas nucleares de EE.UU. para la disuasión – y mientras mantengan sus propios aviones de doble capacidad como parte de esa disuasión – no se debéría emprender ninguna acción para removerlas sin un proceso exhaustivo y deliberado de consulta. “El Departamento de Defensa, en coordinación con el Departamento de Estado debe involucrar a sus contrapartes apropiadas entre los aliados de la OTAN en la reevaluación y confirmación del papel de las armas nucleares en la estrategia y política para el futuro de la Alianza.

“El Departamento de Defensa debe asegurar que el F-35 de doble capacidad se mantenga dentro del plazo previsto. Más demoras podrían llevar a crecientes niveles de riesgo político y estratégico y a la reducción de las opciones estratégicas para EE.UU. y la Alianza.” El F-35 es el Joint Strike Fighter, avión de combate de multirol, del que su fabricante Lockheed Martin alardea que “suministra a EE.UU. y gobiernos aliados un avión de combate abordable, furtivo, de 5ª generación para el Siglo XXI.” [17]

Lejos de que el fin de la Guerra Fría haya señalado la eliminación de una catástrofe nuclear en Europa, de muchas maneras las cosas son ahora aún más precarias. La expansión de la OTAN durante la última década la ha llevado ahora a las fronteras de Rusia.

Cinco miembros plenos (Estonia, Letonia, Lituania, Noruega y Polonia) y otros tantos asociados de la Asociación para la Paz (Azerbaiyán, Finlandia, Georgia, Kazajstán y Ucrania) están directamente contiguos al territorio ruso y durante cinco años aviones de combate de la OTAN han realizado patrullas aéreas sobre la región del Mar Báltico, a tres minutos de vuelo de San Petersburgo. [18] Si el lanzamiento hace diez años del primer ataque armado sin provocación previa contra una nación europea desde las guerras de Hitler de 1939-1941 y la actual guerra – la más larga y de mayor escala en el Sur de Asia – no fueran motivos suficientes para exigir la abolición del único bloque militar del mundo, la así llamada OTAN global, la insistencia de la Alianza en su derecho a estacionar – y emplear – armas nucleares en Europa es ciertamente motivo suficiente para relegarla a los tenebrosos días de la Guerra Fría y al olvido.

Notas

1) Time, June 19, 2008

2) Ibíd.

3) Time, December 2, 2009 http://www.time.com/time/world/article/0,8599,1943799,00.html?xid=rss-topstories

4) Global Security http://www.globalsecurity.org/wmd/systems/b61.htm

5) Popular Mechanics, January 2007

6) Turkish Daily News, June 30, 2008

7) NATO’s Sixty Year Legacy: Threat Of Nuclear War In Europe Stop NATO, March 31, 2009 http://rickrozoff.wordpress.com/2009/08/27/natos-sixty-year-legacy-threat-of-nuclear-war-in-europe

8) www.nato.int/docu/stratdoc/eng/intro.pdf

9) http://www.nato.int/docu/handbook/2001/hb0206.htm

10) NATO, April 24, 1999 http://www.nato.int/cps/en/natolive/official_texts_27433.htm

11) Time, June 19, 2008

12) Ibid

13) http://www.un.org/events/npt2005/npttreaty.html

14) Time, December 2, 2009

15) http://www.defenselink.mil/pubs/Phase_I_Report_Sept_10.pdf

16) www.defenselink.mil/pubs/pdfs/PhaseIIReportFinal.pdf

17) Lockheed Martin http://www.lockheedmartin.com/products/f35

18) Baltic Sea: Flash Point For NATO-Russia Conflict Stop NATO, February 27, 2009 http://rickrozoff.wordpress.com/2009/08/27/baltic-sea-flash-point-for-nato-russia-conflict Scandinavia And The Baltic Sea: NATO’s War Plans For The High North Stop NATO, June 14, 2009

 http://rickrozoff.wordpress.com/2009/08/31/scandinavia-and-the-baltic-sea-natos-war-plans-for-the-high-north

 Stop NATO http://groups.yahoo.com/group/stopnato

Blog: http://rickrozoff.wordpress.com/

 Rick Rozoff es un periodista que reside en Chicago. Es director de STOP NATO.

Fuente: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=16394

Anúncios
One Comment leave one →
  1. 08/12/2009 15:28

    Porquê?
    Porque têm o militarismo na cabeça…é ridículo…e perigoso!
    O antimilitarismo como educação seria o ideal…é a única saída.
    Emília Cerqueira

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s

%d bloggers like this: